Inicio > Uncategorized > SULTANES Y SUS NOVATOS DEL AÑO

SULTANES Y SUS NOVATOS DEL AÑO

 

Monterrey, N.L. (www.sultanes.com.mx / Horacio Ibarra) Marzo 08, 2017.- La cosecha de jóvenes prospectos de los Sultanes de Monterrey ha sido importante.

Los regios han contado con figuras reconocidas en las últimas dos décadas como Edgar Quintero, Walter Silva, Ramón Ríos, Luis Juárez, Sebastián Elizalde, Asael Sánchez y Víctor Hugo Mendoza, por citar a unos cuantos. Sin embargo, ninguno de ellos ha logrado el reconocimiento como Novato del Año de la Liga Mexicana de Beisbol, para lo cual se están cumpliendo 20 años de su último nombramiento.

El honor correspondió al sonorense Erubiel Durazo. El notable primera base fue nombrado el Novato del Año en 1997, año de su debut, jugando también en 1998 antes de emigrar a Ligas Mayores con los Diamantes de Arizona, iniciando una carrera que lo mantuvo siete años en la carpa grande, cuatro con Diamantes y tres con los Atléticos de Oakland. 

Seis Sultanes reconocidos                                           Recordamos que el primer Novato del Año de los Sultanes de Monterrey surgió a la par de la franquicia (1939), en aquellos años conocida como Carta Blanca. Naturalmente nos estamos refiriendo a Epitacio “La Mala” Torres, el ídolo más reconocido de la afición regiomontana. El nativo de Villaldama, N.L., fue el mejor referente del pelotero mexicano de los años cuarenta, siendo un notable fildeador, poseedor de un brazo privilegiado y un bateador consistente, al grado de convertirse en el primer jugador en llegar a 1000 y 1500 imparables en el circuito veraniego.

El siguiente fue Felipe Montemayor. “El Clipper” fue reconocido en 1948. El inolvidable jardinero central fue parte importante de los títulos obtenidos por la novena regiomontana en el año de su debut y al año siguiente en la obtención del tricampeonato, hazaña que no ha sido igualada desde entonces.

Cinco años después era reconocido Eduardo “Pecas” Serrano. El nativo de Tuxpan, Nayarit, sólo jugó seis años en la liga de verano, tres con Monterrey, una con Laredo y dos con Diablos Rojos del México, siendo un pelotero de poco impacto.

En 1962 hizo su arribo Héctor Espino, el famoso  “Supermán de Chihuahua”, quien se llevó el reconocimiento al promediar .358 milésimas con 106 carreras anotadas, 23 cuadrangulares y 105 producciones, compartiendo el cetro respectivo con su compañero de franela, el norteamericano Alonso Perry.

El reconocido bateador fue el mejor bateador de la década de los sesenta, obteniendo infinidad de gemas ofensivas que más tarde lo convertirían en el mejor bateador mexicano de todos los tiempos.       

Los Sultanes tuvieron en Juan Martínez a otro Novato del Año. El oriundo de General Terán, N.L., fue reconocido en 1975. Este se distinguió por ser un bateador de poder, finalizando su carrera en la Liga Mexicana de Beisbol al unirse al movimiento de la Anabe en 1980.     

Como decíamos al principio, el último sultán en ser Novato del Año fue Erubiel Durazo en 1997, ¿quién será el próximo integrante de los Sultanes en unirse al grupo selecto?

Sultanes y sus Novatos del Año

 

 

 

 

 

 

 

1939         

Epitacio “La Mala” Torres

1948

Felipe Montemayor

 

1953

Eduardo “Pecas” Serrano

1962

Héctor Espino

 

 

1975

Juan Martínez

 

 

1997

Erubiel Durazo

 

 

 

 

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR...