SULTANES GANA TREPIDANTE SERIE A LOS RIELEROS

 

Monterrey, N.L. (www.sultanes.com.mx / Horacio Ibarra) Mayo 01, 2016.- Los Sultanes de Monterrey vencieron anoche a los Rieleros de Aguascalientes en el tercero de la serie escenificado en el Palacio Sultán, donde ambos clubes lucharon hasta el último momento por acreditarse la victoria.   

Los regios perdían por seis carreras a cero hasta la quinta entrada. Los hidrocálidos anotaron cinco carreras en la tercera entrada, aprovechando un error de Fredy García, doble de Saúl Soto y jonrón de Diory Hernández. Todavía anotaron una más en la cuarta, gracias a un cuadrangular de Carlos Orrantia.

Parecía que el final del juego ya estaba escrito y más cuando el brazo del dominicano Lorenzo Barceló lanzaba jeroglíficos al pentágono, dominando a placer a los artilleros Sultanes. Pero estos vinieron de atrás, apoyados en todo momento por los 23 mil 279 espectadores que disfrutaron frenéticamente con las tres carreras anotadas por la escuadra de Félix Fermín en el cuarto episodio.

Alex Valdez conectó doblete y enseguida vino cuadrangular del cubano Félix Pérez para mover la pizarra. Todavía hubo doblete de Agustín Murillo, siendo remolcado por sencillo de Víctor Hugo Mendoza.

Un inning más tarde ripostaron con otras tres, empatando en forma sensacional, ante la inmensa algarabía de los miles de seguidores de la novena. Las tribunas del coloso regiomontano vibraron a placer ante el empate a seis carreras y la alegría desbordante de los aficionados se hizo sentir en todo momento.

Roberson conectó hit sencillo luego de un out. Enseguida se estafó la segunda base y más tarde fue remolcado con sencillo de Walter Ibarra. Alex Valdez pegó su quinto cuadrangular de la campaña para igualar el marcador a seis carreras por bando.

La pizarra estaba empatada y los Rieleros, escuadra que no presenta grandes nombres, pero que eso sí, son bastante aguerridos, fabricó otro par de carreras en la apertura de la sexta entrada.   

Los bateadores del Monterrey fueron dominados en el cierre del sexto episodio por el mismo Barceló, y una entrada más tarde sus toletes fueron nulificados por los disparos del zurdo Antonio Garzón. Este sacó el primer out del octavo episodio, pero su lugar fue ocupado por su compañero Esteban Haro.

Haro fue recibido por un potente cuadrangular de Agustín Murillo. Un sonoro cañonazo que fue a caer en la parte alta de las tribunas del jardín izquierdo ante la locura del respetable.

Atahualpa Severino sacó el primer out de la novena entrada, tomando su lugar Oscar Villarreal, quien sacó los dos outs restantes.

Monterrey cerraba la entrada, estaba en desventaja por una carrera, pero todo mundo estaba atento a lo que iba a pasar de ahí en adelante.

José Flores reemplazó a Esteban Haro en el cierre de la novena, en donde Ramón Ríos abrió la tanda sultán con imparable al jardín izquierdo. Missael Germán entró a correr de emergente, llegando a tercera base en incogible de Walter Ibarra. Alex Valdez se ponchó para el segundo out y la mesa quedó puesta para el cubano Félix Pérez.

El cuarto bat del equipo sultán vio pasar el primer strike y el público se paró de sus asientos. Estaban a la espera de una jugada importante. Fue entonces cuando el cubano sacó una potente línea por el jardín izquierdo que alcanzó a caer dentro del terreno, impulsando a Germán, mientras que Bryan Burgamy, patrullero izquierdo de los Rieleros iba por la esférica, la recogía, la lanzaba al relevo en las paradas cortas y este la mandaba al pentágono, donde Walter Ibarra se barría espectacularmente evitando ser tocado por el cátcher Oscar Lemus, mientras el ampáyer marcaba safe en forma imperante. Los Sultanes ganaban el encuentro por nueve carreras a ocho, mientras el delirio y las singulares muestras de regocijo y alegría se desbordaban en las tribunas.

La batalla había terminado. Monterrey ganaba la serie, una serie trepidante entre dos equipos guerreros, dos equipos que lucharon hasta el último out, hasta el último lanzamiento y el lance final, entregando lo mejor de ellos sobre el diamante.