UNA HISTORIA MONUMENTAL-3: El primer juego del Carta Blanca

Por Horacio Ibarra

 

Aconteció el sábado 1 de abril de 1939 en el bello puerto de Veracruz

 

La preparación del Carta Blanca, nombre de batalla del equipo regiomontano llegó a su punto máximo, mostrando estar listo para abrir la temporada en el bello puerto de Veracruz. Ahí jugaron su primer partido oficial ante los Rojos del Aguila, encuentro realizado el sábado 1 de abril con un triunfo dramático para el conjunto veracruzano.

 

El Carta Blanca, dirigido por Guillermo Yamo Ornelas, quedó tendido sobre el terreno, en un encuentro peleado, ríspido, que lamentablemente se fue del lado contrario. Los regios ganaban cinco a tres al terminar la parte alta de la novena entrada, pero el Aguila vino de atrás en forma sensacional, haciendo valer su calidad de favorito debido al campeonato obtenido el año anterior.

 

 

 

El norteamericano Roosvelt Davis no pudo contener la fuerte artillería de sus rivales que lograron sacarle el triunfo. Su compatriota Jimmy Direux había sido el pitcher abridor por el Carta Blanca. Este se vio en la necesidad de abandonar el juego desde la segunda entrada cuando se llenó la casa. Davis, el derrotado, hizo un magnífico trabajo a lo largo del encuentro, aceptando una solitaria carrera en la séptima entrada, pero el mundo se le vino encima en la parte baja del noveno episodio.

 

Las cosas sucedieron de la siguiente forma; Julio Rojo sacó elevado atrás de la segunda base y Santos Amaro conectó imparable al jardín izquierdo. Martín Dihigo recibió base intencional para llenar las bases y Donato Aldama disparó incogible al prado izquierdo para empatar la pizarra a cinco carreras, mientras Dihigo llegaba hasta la antesala. Alberto Cornejo lo llevaría al pentágono con largo fly al bosque izquierdo, sellando el triunfo de su novena.

 

El Carta Blanca sufría la primera derrota de su historia a manos de Tirso de Anda. Este fue el pitcher ganador y la derrota fue a la cuenta de Roosvelt Davis. El primer bateador del Monterrey fue Joe Naranjo. El primer imparable fue conectado por Rafael Caballero, siendo a la vez impulsor de la primera carrera, la cual fue anotada por Manuel Arroyo, quien recibiera base por bolas, también la primera de la historia para el club sultán en juego realizado el 1 de abril en el puerto veracruzano. 

 

El Aguila había ganado el partido, el primero en la historia del Monterrey, pero el sueño de Arturo Estrada, Blas Díaz Peña y los integrantes de la mencionada sociedad estaba en marcha. El Monterrey se convertiría a través de los años en el equipo de mayor tradición en el beisbol mexicano.

 

 

 

Una semana más tarde Monterrey lograba su primera victoria en calidad de visitantes. Esta fue conseguida el ocho de abril derrotando a Comintra por diez carreras a siete. El Carta Blanca fabricó un rallie de cinco carreras en la novena entrada para llevarse el triunfo. El batazo clave fue un jonrón de Rafael Pelón Caballero sobre Juan Guerrero. Por cierto, este fue el primer cuadrangular en la historia de la novena.  Roosvelt Davis fue el pitcher ganador y el derrotado, Amadeo Lozano.