DIABLOS, ¡VIVEN TEMPORADA DE PESADILLA!

 

Monterrey, N.L. (www.sultanes.com.mx / Horacio Ibarra) Julio 18, 2016.- Los Diablos Rojos del México viven una de sus peores temporadas de las últimas cinco décadas, ya que si el torneo finalizara en este momento, los pingos quedarían eliminados de la contienda, cosa que sería bastante notable, dado el prestigio y calidad de la franela escarlata. 

Los luciferes marchan en el quinto sitio en el standing, a 11 juegos y medio de distancia de los Sultanes de Monterrey y a cinco juegos y medio de los Toros de Tijuana, ocupantes del cuarto lugar de la zona norte, dos juegos más de los tres que se requieren para escenificar un juego extra para así poder calificar a postemporada.

En este momento aparecen con récord de 44-44 en triunfos y derrotas, en una temporada de pesadilla para el equipo que dirige actualmente Víctor Bojórquez.

El novel manager acaba de tomar la estafeta, supliendo a José Luis Borrego Sandoval, uno de los íconos del club escarlata, quien no pudo hacer huesos viejos al frente de la novena.   

Indudablemente, los Diablos han sido el mejor equipo de la Liga Mexicana de Beisbol y la obtención de sus 16 gallardetes no ha sido obra de la casualidad, sino a su enorme desempeño sobre el diamante.

Basta echar un vistazo al libro de récords para determinar lo antes descrito, ya que han logrado eslabonar 33 temporadas consecutivas sin faltar a los playoffs, seguidilla que podría truncarse en caso de seguir jugando de la misma manera.

Esta es una marca que lamentablemente no aparece en el libro de récords. Los Diablos Rojos han participado en los playoffs de manera consecutiva desde la temporada de 1983 y eso es algo bastante difícil de igualarles.

En otro aspecto, encontramos que los colorados sólo han tenido tres campañas perdedoras en las últimas 50 temporadas de la Liga Mexicana de Beisbol y a eso se le llama consistencia.

En 1969 quedaron con 74 triunfos y 80 derrotas, ocupando la quinta posición, a 17 juegos de Reynosa.

Al finalizar el calendario de 1972 los Diablos tenían 69 victorias y 71 descalabros, también en quinto lugar, a seis juegos y medio de los Cafeteros de Córdoba.

Su última campaña perdedora la tuvieron en 1978 al finalizar con 70-76, en el segundo lugar, pero alejados 25 juegos y medio de la misma escuadra cafetera.  

Como puede observarse, los Diablos sólo han tenido tres temporadas perdedoras en las últimas cinco décadas y eso es ejemplo de consistencia. Sin embargo, en la presente campaña las cosas han salido bastante mal y siguen sin encontrar la brújula.

Con 23 encuentros por jugar para finalizar el torneo, surge la gran expectativa para el equipo más ganador de todos los tiempos. ¿Quedarán eliminados y con marca perdedora al momento de cantarse el último out de la competencia…?